El intento de conocer a Muse en persona

Esta experiencia es muy chistosa…fue la primera vez que intenté acosar a un artista en el hotel donde se hospedan, jajaja. Pasaron mil cosas. Léanla para que sepan en qué terminó! 🙂

Era 21 de abril. Desperté y lo primero que hice fue quejarme del dolor que tenía en todo el cuerpo, especialmente en los brazos, que no podía ni levantarlos. Ojeras, la piel quemada, moretones, todas consecuencias del concierto de un día antes. A pesar de que aún tenía mucho sueño, dejé mi casa para ir en busca de un sueño que tenía desde ese entonces: conocer a Matt, Dom & Chris. Se los he dicho, soy FAN, FAN de Muse, e intentaría todo por verlos de cerca.

Llegué al hotel donde estaban hospedados (el cual me sopló una amiga) muy temprano, y me reuní con otras amigas para ir detrás del objetivo. Blabla…fuimos a desayunar mientras vigilábamos por si salían del hotel, pero nada sucedió por unas horas.

Cabe decir que unas semanas antes, junto con otras dos amigas, le hicimos a Dominic un regalo muy especial hecho por nosotras, que planeábamos dárselo si lo conocíamos en persona. Eran unas baquetas pintadas a mano, un muñeco también hecho a mano y una botella de tequila, todo metido en una caja muy bonita que decía su nombre.

Vuelvo a la historia. Un rato después de desayunar, decidimos ir a dar una vuelta, y en un restaurante nos encontramos sin esperarlo, a los miembros del staff de Muse, a quienes tratamos de pedirles ayuda pero obviamente no cedieron xD sólo se limitaron a firmarnos un librito del programa de tour que una de mis amigas llevaba.

Parte del staff de Muse ese día. por: mariana velasco

Parte del staff de Muse ese día.
por: mariana velasco

Pasó el resto de la mañana sin ningún suceso importante. Estábamos justo en las puertas del hotel “haciendo guardia”, con otros tantos fans, que quizá si eran muchos. Yo estaba parada de espaldas a la puerta principal. De repente, cuando menos lo esperábamos, una camioneta negra se paró donde yo estaba. Todo mundo se puso alerta porque parecía que iban a salir del hotel pronto. Lo único que esperaba era ver a Dom, asi que traté de ver para todos lados. En un instante, cuando yo estaba detrás de la camioneta, a Muse se les ocurrió salir por fin y subirse rapidísimo al vehículo. Fue un momento que duró segundos, pero en ese tiempo recuerdo haber dado la vuelta al otro lado para poder verlos, pero no logré ver a Matt, y de repente Dom salió a mis espaldas para irse y me di cuenta demasiado tarde, ya que sólo le vi el cabello y la espalda…triste, ¿no? pues se subieron más que rápido y nadie los pudo conocer, porque toda la gente rodeó la camioneta y se pusieron a gritar y correr. Varios fans lograron verlos a lo lejos, algunos otros saludaron a Matt a través del vidrio, pero de eso no pasó. Ah, y por cierto, los regalos que llevábamos terminaron en el suelo y la botella de tequila, rota.

Fans rodeando la camioneta de Muse. por: mariana velasco

Fans rodeando la camioneta de Muse.
por: mariana velasco

La camioneta dió vuelta para irse por una avenida, y lo divertido vino cuando mi grupo de amigas y yo tomamos un taxi en seguida para seguirlos a donde fueran. Aunque parecía auto-sardina, ahí ibamos, tras la camioneta de Muse (en la que por cierto no iba Chris), y recorrimos unas pocas calles, hasta que vimos que se metieron al estacionamiento de otro hotel. Por un instante antes de entrar se pararon, y nosotras nos bajamos del taxi rapidísimo porque pensamos que si tendríamos oportunidad de acercarnos a ellos, pero aceleraron y nunca volvieron a salir 😦 estuvimos horas esperando afuera pero jamás sucedió. Y lo malo era que ese mismo día se irían de México, asi que no logramos conocerlos, y yo sólo me quedé con el recuerdo del cabello rubio de Dom.

Única foto de Dom a lo lejos que una amiga pudo tomar.

Única foto de Dom a lo lejos que una amiga pudo tomar.

Y aún hay algo peor: horas después nos enteramos de que Chris había salido del hotel solo cuando ya casi no quedaban fans, y por ser pocos, los atendió. Se tomó fotos, firmó autógrafos, platicó con ellos…en fin. Nos arrepentimos horrible de haber ido tras Matt & Dom, jajaja, pero no había vuelta atrás. Por último les dejo un muy loco video grabado por alguna fan, justo en ese momento que les conté:

Si, fue una historia igual de triste que divertida, pero hasta la fecha la sigo recordando con mucho cariño, fuera de que después de esos 2 maravillosos días, me pegó una depresión ‘post-concierto’ que me duró semanas. Pero no, evidentemente mi historia con Muse y el intento de conocerlos, no terminó ahí…:) si siguen visitando el blog, lo verán (o leerán) ustedes mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s