twenty one pilots: Emotional Roadshow en México

Quiero empezar este post diciendo una cosa: este concierto es el mejor al que he ido en toda mi vida. Incluso por encima de los de Muse. ¿Por qué? porque este show ha sido el más energético e interactivo. Todo mundo se pregunta cómo es que tan solo dos personas pueden lograr algo tan increíble en el escenario, y en este post tendrán mi respuesta personal. Iba a hacerlo en plan de reseña, pero creo que a ustedes les divertiría y entretenería más si les cuento cómo fue para mí.

Otra cosa que marcó la diferencia de entre todas mis experiencias, fue que para este concierto acampé nada más y nada menos que cuatro días. Claro, junto a un grupo de amigos con los que me organicé para hacer relevos toda la semana. Así logramos ser los primeros en la fila para ingresar a pista.

Fue todo un viacrucis jajaja porque para empezar nos tiraron mucho odio en Facebook por “acampar tanto” y hasta decían que seguramente era nuestro primer concierto y que no sabíamos lo que hacíamos xD Yo me quedé la noche del martes y el miércoles traté, pero recuerdo que ese día llovió tanto que no pude llegar de tan inundado que estaba. En jueves llegué como a las 6 de la tarde y ya había bastante gente en la fila.

El viernes finalmente llegó, y como a eso de las 9am la fila ya era inmensa y daba la vuelta a la avenida. Por esas horas, el personal de seguridad nos movió adentro del estacionamiento, y posteriormente como a la 1pm, nos escanearon el boleto y nos metieron a un lado del pabellón oeste. Ahí nos tocó esperar hasta las 6:30pm. Yo no había dormido más que un gran total de dos horas en esos dos días, pero puse todo mi empeño para olvidarme del cansancio. El cansancio es parte de la experiencia después de todo :’)

Como a eso de las 6:20, nos dieron el acceso a pista. Nos fueron llevando en fila hasta el interior del Palacio y fue lo más emocionante del mundo entrar y verlo vacío! Yo era la segunda en la fila y sentí padrísimo, como con Muse. A pesar de que nos dijeron que no corriéramos, unas cuantas personas de más atrás se alocaron y deshicieron la fila, lo que provocó que todo mundo se echara a correr. Corrí lo más rápido que pude y llegué a la vallaaaaaaaa. Por un segundo pensé que en la carrera perdería a todos mis amigos, pero me sorprendí cuando al ver a ambos lados, noté que todos habíamos quedado juntos!

Era feliz desde ese momento, porque supe entonces que todo nuestro esfuerzo valió la pena y que a pesar del sueño y el cansancio, iba a poder disfrutar todo al máximo. Quedé justito en frente de la batería de Josh. El público se puso algo pesado antes de que tocaran los teloneros.

No voy a mentir, esta vez la espera fue algo aburrida, pero me daba risa que tenían pura música como de cholos de fondo, jajajaja. A las 8:30 en punto salió al escenario Camilo Séptimo, la banda abridora. A durísimas penas tocaron cinco canciones porque no prendieron NADA al público, y cuando anunciaron que tocarían su última canción, el vocalista me vió hacerle una seña de “adiós” con la mano y me miró con odio, jajajajajajaajaja!

Las ansias y las mariposas en el estómago se apoderaron de mí cuando se bajaron del escenario, ya que el crew de TOP comenzó a preparar la escenografía tras una cortina blanca, y fue la media hora más larga de mi existencia, se los juro. Empecé hasta a sudar frío. Debo decir que estaba un poco escéptica porque jamás me imaginé que estaría en front row para un show de ellos, pero quise hacerlo por la grandiosa impresión que me dejaron cuando los vi en el Corona Capital el año pasado.

Poco antes de las 9:30pm empezó a sonar el intro de “Fairly Local” y se apagaron las luces entre los gritos de todos, mientras Josh sale entre la oscuridad a tomar su lugar en la batería y empieza a tocar los primeros platillos. “Yo, this song will never be on the radio, even if my clique were to pick and the people were to vote, it’s the few, the proud, and the emotional. Yo, you, bulletproof in black like a funeral, the world around us is burning but we’re so cold, it’s the few, the proud, and the emotional” son las líneas que abren la noche, hasta que Fairly Local lentamente se va convirtiendo en el inicio de “heavydirtysoul”, una de mis absolutas favoritas! y me gusta que hayan estado abriendo sus shows con esta canción desde que salió Blurryface, ya que creo que ninguna otra podría abrir tanto los ánimos en el público

“Migraine” siguió en el setlist y fue verdaderamente divertido rapearla, jajaja. Después siguió una que jamás creí escuchar en vivo: “Hometown”, y que de hecho era una de mis favoritas cuando apenas comenzaba a a escucharlos. No la tocaron 100% completa, pero estuvo muy padre el momento en que Tyler desapareció del escenario principal y apareció en una de las gradas D, donde todos parecieron zombis tratando de tocarlo xD

Tyler volvió al escenario, toma su bajo y comienza a sonar “Polarize” seguida por “Heathens”, que obviamente fue muy aclamada. Hay un cambio de vestuario y llega el momento en que Tyler toma su ukelele y nos dice “at the count of three, i want everyone to say ‘yeah yeah yeah'”, y después de que lo hacemos, saca a relucir su español diciendo “más o menos”, jajaja, eso me encantó. Gritamos de nuevo y da inicio “We don’t believe what’s on TV”, en la que coreamos felizmente con las manos arriba la parte de “i don’t care what’s in your hair, i just wanna know what’s on your mind”. Ese fue uno de los momentos más chidos de la noche y uno de los más felices de mi vida ❤

“The Judge” fue emocionante, porque es una canción que apenas agregaron en sus setlist para este tour. Y aquí vino mi momento favorito en lo personal: “Lane Boy”. Desde que iba a empezar grité como loca y la canté de inicio a fin. El momento antes del “beat” de la canción donde Tyler nos pide que nos agachemos fue lo máximo y peor cuando vino la parte en que todos saltamos. Recuerdo que mientras saltaba sentí un golpe muy fuerte en la rodilla. En ese momento no me importó pero ya después vi que el golpe me sacó un moretón enorme.

No pensé que la fueran a tocar pero fue una grata sorpresa: “Ode to Sleep”. Ambos se movieron a un escenario en medio del Palacio que yo jamás pude ver por estar hasta adelante :/ y ahi se siguieron para tocar su combinado de canciones viejitas, que fue un momento realmente emotivo y bonito.

Para “Holding on to you” volvieron al escenario y Tyler se subió arriba del público en la parte media. Cerca de este punto del show me pasó algo padrísimo. No recuerdo bien entre cuál y cuál canción sucedió, pero hubo un momento en que me le quedé viendo a Josh mientras tocaba únicamente unos platillos, y de alguna manera me encontró la mirada y también se me quedó viendo, me hizo algunos gestos y finalmente me mandó un beso con la mano. Fue como what?! pero aproveché y le mandé un beso de vuelta jajaja. Nunca lo voy a superar!

Luego tocaron “Jump around”, cover de House of Pain, al que le siguieron sus más famosas: “Ride” y “Stressed Out”, que todo mundo cantó y que personalmente disfruté muchísimo. “Guns for hands” es una de mis favoritas y me encantó como Tyler sí se metió a la pelota gigante y rodó entre toda la pista, porque tenía mis dudas sobre si lo haría. Ya saben…nosotros somos un público difícil y muy entusiasta jajaja.

“Tear in my heart” fue otro de los momentos felices. Con “Car Radio” llegó algo de lo más emocionante, porque todos saltamos mucho e incluso después de que la canción había acabado, seguimos cantando el “ohhh ouoohhh” (o no se cómo se pueda transcribir exactamente jaja) en lo que ellos volvían.

Después del encore, siguió una de las canciones más esperadas, “Goner”, que fue un instante demasiado emotivo. Y para cerrar “Trees”, en la cual al final ambos se subieron al público para tocar. No me tocó tenerlos cerca en ningún momento más que cuando se bajaban para irse a algún otro lado de la pista, pero algo que me gusta mucho del Palacio de los Deportes es lo cerca que está el escenario de la valla. La vista es súper cercana y clara.

No puedo describir muy bien con palabras lo mucho que me divertí en este concierto, definitivamente superó todas mis expectativas, y de verdad me pareció increíble el gran show que Tyler y Josh pueden dar sin necesidad de tanta escenografía o incluso, de más miembros en la banda. Los shows de Muse, que ustedes saben he ido a muchos, son buenos por la escenografía y la calidad para tocar en vivo que tienen, pero los de twenty one pilots son demasiado enérgicos y divertidos, además de que sus fans juegan un plus muy especial ya que arman un ambiente muy muy bueno. Aunque sólo les gusten dos o tres canciones, yo les recomendaría que los vieran en vivo alguna vez. Por mi parte yo jamás me los vuelvo a perder cuando regresen.

Aquí les dejo una pequeña presentación con fotos que resumen mi aventura. Y por cierto, amigos, los fans de twenty one pilots no tienen un nombre individual. Todos juntos forman el “skeleton clique“. Lo pongo porque se que muchos de ustedes que llegan a mi blog, lo hacen buscando el nombre de la fanbase de este dúo. ¡Gracias una vez más por leerme!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s