Lana Del Rey: Lust For Life, la misma elegancia pero más arriesgada (reseña)

20106760_1319055448216978_1722838799768127199_n

Lana Del Rey ha tenido, desde el principio de los tiempos, una habilidad innata para componer hermosas y elegantes canciones una tras otra, una habilidad para hablar del amor incansablemente, para hablar sobre los mismos temas de formas diferentes en álbumes extensos y con poco tiempo de separación entre ellos. La inspiración de Lana parece ser un recurso inagotable.

Lust For Life, su cuarto álbum de estudio, es su máxima reinvención. No deja los temas de los que ha hablado desde siempre, pero incluye más. Se abre a la sociedad, habla sobre su país, sobre Hollywood, la juventud, y también se abre a colaborar con otros artistas que provienen de distintos géneros musicales. También su propio estado emocional cambió.

El crecimiento de Del Rey como persona y artista es notable de Honeymoon (2015) a Lust For Life. El álbum abre con “Love”, el primer track que salió a la luz con un video en el que Lana aparecía con un estilo muy retro pero con la elegancia que la caracteriza, cantando sobre cuán hermoso es ser joven y estar enamorado. “Lust For Life”, la cual canta al lado de The Weeknd, nos introdujo mejor al nuevo estilo de Lana: hollywoodense pero clásico, y justo cuando pensamos que el álbum seguiría esa línea todo el tiempo, llegan “13 Beaches“, “Cherry” y “White Mustang“, tres románticas canciones al estilo típico de Lana con líneas como “it hurts to love you, but i still love you, it’s just the way i feel” y “darlin’, i fall to pieces when i’m with you”.

Lana tuvo que hacer varios compromisos con ella misma para salir del estado en el que estaba en sus pasados álbumes; para sacar de su vida a las personas tóxicas y ser menos tímida. En sus propias palabras, no siente que esté queriendo mostrar su cambio a la gente con este LP, sino que simplemente cambió y eso se nota en su nueva música (Pitchfork).

Algo que tampoco habíamos visto previamente en su carrera, eran colaboraciones, y mucho menos con los raperos de moda. A$AP Rocky y Playboi Carti cantan con ella en “Summer Bummer” y “Groupie Love”, dos tracks en los que la cantante jugó con el hip-hop y logra sonar un poco como las canciones más actuales. Le puede gustar a los fans nuevos, pero a los viejos, puede que los confunda mucho en la primera vez. El ritmo de “In My Feelings” y “Coachella – Woodstock In My Mind” sigue un poco la línea de hip-hop, pero nos recuerda un poco a “Off To The Races” y “This Is What Makes Us Girls” de Born To Die (2012).

En los siguientes tres tracks parece haber una misma línea en las letras. Lana habla sobre Estados Unidos, su sociedad, sus mujeres y sus problemas en “God Bless America – And All The Beautiful Women In It”, “When The World Was At War We Kept Dancing” y “Beautiful People Beautiful Problems”, en esta última haciendo una maravillosa colaboración con la icónica Stevie Nicks. Las sorpresas no paran, pues en “Tomorrow Never Came”, Del Rey adopta un estilo country que nunca había probado, y colabora con Sean Ono Lennon (hijo de John Lennon y Yoko Ono) para crear esta canción con ambiente sesentero y una vibra muy Beatle.

“Heroin”, “Change” y “Get Free” cierran Lust For Life de una manera simple con su estilo típico. Pero ese estilo típico ahora da un giro. En este LP se refleja el considerable aumento de popularidad que ha tenido Lana y su contacto ahora constante con el mundo hollywoodense. Sin embargo, no deja su elegancia y melancolía característica, además de que sus intentos por abrirse a otros géneros resultan apropiados y con una medida exacta para ella. Lana pasó por un cambio del que nadie sabe demasiado, pero es suficiente con que ella lo sepa.

Anuncios

Music to look up to: Kilo Kish, colaboradora de Gorillaz y rapera por su cuenta

fjhdf

Hay una voz muy femenina que llama la atención en uno de los últimos tracks de Humanz, el más reciente disco de Gorillaz. Es una voz que suena fantasiosa, dulce, armoniosa, como si una muñeca perfecta estuviera cantando. Es Kilo Kish, una cantante estadounidense que tuvo una colaboración en “Out of Body” y que abre un caso de curiosidad sobre cómo sonará su música propia y si su melodiosa voz es así siempre.

El verdadero nombre de esta chica de 26 años de edad es Lakisha Kimberly Robinson, y nació en Florida, aunque se mudó a Nueva York a los 18 con el objetivo de dedicarse al arte de alguna manera, aunque nunca pensó que su carrera se enfocaría al canto. En la escuela tenía un grupo de canto llamado D’Angelz el cual estaba influenciado enteramente por música pop de entonces. Y por pop me refiero a pop puro: Britney Spears. Christina Aguilera, N’Sync.

Estudió artes en el Pratt Institute, y luego diseño textil en el Fashion Institute of Technology, carrera para la cual necesitó moverse de trabajo en trabajo para conseguir dinero. Su interés en la música surgió por ese gusto por hacer cosas diferentes, y como ya había hecho pop, al ver hacer música a su amigo Smash, un rapero, decidió probar con e hip-hop. Aunque nunca fue su intención hacerlo de manera seria, la gente se lo tomó en serio. Tanto, que fue su público quien la nombró como Kilo Kish. Y entonces comenzó a tomar la música como algo real.

Homeschool fue su primer EP, lanzado via soundcloud en 2012. Para su realización, viajó a Los Ángeles y trabajó con miembros de la banda de hip-hop The Internet. En este EP, Kilo nos brinda un hip-hop muy callejero que se compone en su mayoría por beats de batería tranquilos y repetitivos que por momentos se complementan con ritmos electrónicos. “Indigo’s July” y “Navy” son de los mejores tracks pues juegan con la guitarra y el piano de una manera desordenada pero interesante. La cantante dijo que para ella, Homeschool se trata solamente de ella hablando sobre un montón de cosas.

Para 2013, Kilo se dirigió más hacia lo experimental con su mixtape K+, compuesto por 10 canciones de hip-hop, pero más elaborado, con toques de electrónica, electro pop y tomado más en serio, pues se comenzaron a notar sus influencias, como el rapero Drake. En este proyecto se puede notar la versatilidad de la voz de Kish, pues si bien es demasiado “bonita” para funcionar bien en una canción pop, en el hip-hop funciona por su naturalidad y fluidez, y porque a ratos la puede hacer de un modo que suene misteriosa y darle un toque melancólico a toda la canción.

Luego de dudar por un buen rato sobre si tomar una carrera musical concreta y expandir su música más allá de SoundCloud, Kilo Kish lanzó su primer álbum Across. Sorpresivamente, mantuvo un estilo de hip-hop muy plano, solamente que más relajado y con más sintetizadores. Across tiene narrativa más que nada, pues es acerca de un viaje que hizo Kilo a través de todo Estados Unidos un año antes.

Su tercer LP salió apenas el año pasado y se titula Reflections In Real Time. Aquí le dio un giro a su estilo, pues ya no domina el hip-hop, sino el pop alternativo y/o experimental. Este álbum es una expresión personal de Kilo, pues habla de sus sentimientos, sus frustraciones y sus miedos. El hip-hop sigue presente, pero combinado con electrónica, pop y hasta un poco de rock alternativo en tracks como “Collected Views From Dinner”, “Fullfilment?” y “Taking Responsability”, que son los más interesantes. Su voz sigue siendo el elemento estrella, pues es tan versátil que se puede dar el lujo de incluir todos esos ritmos.

La música de Kilo Kish vale la pena en especial escuchándola desde Homeschool, pues es una artista que no se ha mantenido en una misma línea y ha llevado poco a poco una broma a algo serio, y es interesante ver su crecimiento. Es el lado bueno de no quedarse en un solo género y un buen ejemplo de hacer música que vale la pena sin pensarla tanto.

Spotify

Fuentes: ELLE, Complex, GrungeCake

RELAXER de alt-J, reseña track por track

DAhfo6zXYAA8A51

RELAXER, el tercer álbum de la banda británica alt-J, es el que los consagra como una de las bandas exitosas más versátiles en la actualidad. Tanto es así, que por unos momentos al cambiar de canción, no parece ser el mismo LP y quizá ni la misma banda, hasta que escuchamos la inconfundible voz de Joe Newman. La banda se mantiene fiel a sus raíces de un estilo tranquilo, una batería sin platillos y tres integrantes muy sobrios y serios con su trabajo, sin embargo, logran hacer ocho tracks completamente diferentes entre sí tanto en sonido como en concepto.

5d4263ce992a89ae0579af3eb5b172c6.1000x1000x1

Gus Unger-Hamilton, tecladista de la banda, afirmó antes de la salida del álbum que querían un sonido mucho más “reforzado”, motivo por el cual añadieron numerosos arreglos de orquesta (cometido para el que trabajaron en los famosos estudios Abbey Road). Algunas canciones vieron su proceso de composición desde los tiempos del LP anterior de alt-J (This Is All Yours), pero a pesar de eso, mantienen la sorpresa. La banda cree firmemente que siguen conservando su estilo, pero que les ha resultado interesante que al escucharlo, la gente lo ve como algo “inesperado”.

3WW“, el primer track, abre acústicamente el álbum con una guitarra que a momentos se desvanece y que se extiende hasta el minuto con 40 segundos sin vocales, hasta que entra la inesperada voz de Gus Unger-Hamilton como primer protagonista para luego dar paso a la de Joe Newman. La pista mantiene un ritmo suave y tranquilo hasta el final, mientras que las líricas narran una historia de amor y de cómo surgen las palabras “te amo” entre dos personas. Cuenta con la colaboración de Ellie Roswell, vocalista de la banda Wolf Alice. Además, el video oficial se filmó en San Luis Potosí, y vaya que ayuda a entender mucho mejor el concepto de la canción.

En “In Cold Blood“, el ritmo da un giro inesperado. Joe Newman entra de inmediato entre la bateria, el bajo y un teclado que juntos forman un ritmo animado y bailable al que pronto se le unen las trompetas. “Mister Caspian’s killer told me so, la la la la la la! Heard it now on the radio, lalalalalalalala! Pool summer, summer pool pool summer vibes killed, in cold blood“, es un coro que nos hace cantar sí o sí. En esta canción se pueden notar todavía influencias del álbum pasado, pues los arreglos y el ritmo recuerdan un poco a “Every Other Freckle“.

En la tercera pista nos encontramos con un cover a “House of the Rising Sun“, de The Animals, pero muy cambiado al estilo de alt-J. Si no fuera por el titulo y los primeros dos versos de la letra, ni siquiera sería un cover. En los dos primeros versos la letra es casi igual, pero a partir de los coros cambia completamente. El instrumental incluye cuerdas de orquesta que junto con las voces logran una canción ambiental y relajada.

Hit Me Like That Snare” marca un reto para alt-J, pues los escuchamos con un estilo que nunca habían intentado antes: un rock setentero con influencia de The Stooges, como ellos mismos afirmaron. El reto no es sólo para los instrumentos, sino también para Newman, cuya voz suena actuada por ratos, pero bien lograda a fin de cuentas. Incluso logran el sonido crudo y poco producido que abundaba en ese entonces.

Hay una canción que a Joe le emocionaría tocar en un club, y esa es “Deadcrush“, el quinto track. Ésta sigue la misma línea bailable que “In Cold Blood”, pero más electro pop y con muchos sintetizadores.

Adeline” es un místico track que bien puede ser el mejor de todo el álbum, y también el más oscuro. Entre una guitarra parecida a la de “3WW”, nos cuenta la historia de un demonio de Tasmania que vive en Australia y se enamora de una mujer llamada Adeline, y de cómo la ve nadar y cantar todos los días por la mañana. El concepto es raro pero resulta en una trágica historia de amor que no puede ser. “I wish her well…

Last Year” tiene un ritmo aún más suave que por poco más de tres minutos nos hipnotiza con sólo una guitarra y la voz de Newman que narra cómo el ánimo de una persona va decayendo en todo un año, mes por mes. Marika Hackman, la voz femenina en “Warm Foothills” (This Is All Yours), regresa para colaborar en esta pieza. Y más que una colaboradora, juega un personaje de una ex-novia de un hombre que se suicidó. He ahí la tristeza de la historia.

Acerca de “Pleader“, la última canción, Unger-Hamilton dijo que está basada en el libro “How Green was my Valley” del autor Richard Llewellyn, que habla sobre una comunidad del siglo XIX, y que trataron de darle precisamente un toque que diera la sensación de estar en una época que ya no existe. Es una sensación muy bien lograda a través de arreglos orquestales y un órgano que la banda grabó en una catedral de Londres.

RELAXER es un disco corto pero bien hecho, y que al igual que los trabajos previos del trío, más que música, cuenta historias literarias inspiradas en lo que cada integrante ve y lee. El artwork de la portada no tiene mucho que ver, es simplemente una imagen extraída de un videojuego que a Thom Sonny (batería) le llamó la atención. El álbum es un juego de cosas que no tienen mucho que ver entre sí, pero que juntas forman uno de los mejores LP’s del año. Aunque nos deje con ganas de más.

(Fuentes de las declaraciones de los integrantes de la banda: MusicFeeds e Indie Shuffle)

Humanz: la “z” que representa nuestra evolución como especie (Reseña)

2f1275af339dae214d948ab1152c112d.1000x1000x1

Humanz es un concepto que va en doble dirección. Es el álbum que parece por fin traer a 2-D, Murdoc Niccals, Noodle y Russel Hobbs a la vida, pero irónicamente, es también el álbum que por fin nos hace sentir que la música está hecha por un grupo de personajes animados. El amplio abanico de invitados que incluye ayuda a reafirmar esta impresión, ya que muchos de ellos poseen voces caricaturescas y fantasiosas. Puedes imaginar al cuarteto animado cantando al lado de muchos otros personajes diseñados con la misma peculiaridad y desorden que ellos.

Los features no son cosa nueva de Gorillaz, pero Humanz es el álbum que tiene más colaboraciones hasta hoy, seguido por Plastic Beach (2010). Sin embargo, resultan mucho mejor logradas ahora. Y después de un álbum tan plano como lo fue The Fall (2010), este sin duda es el regreso triunfal de la banda luego de siete años de ausencia.

La idea de Damon Albarn que inspiró la creación de este disco y los 26 temas que contiene en su versión deluxe, fue la del “fin del mundo”. ¿Qué posible escenario futuro podría desencadenar una especie de fin? Pues la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Pero al mismo tiempo, Albarn quería hacer de este álbum una fiesta, por lo que la definición final de Humanz es “una fiesta oscura” que ocurre en la noche después de recibir la “catastrófica noticia”. Y lo oscuro se puede notar en todos los tracks. Es de hecho, lo más oscuro que Damon ha creado para este proyecto.

Noodle recalca por su lado que lo que quisieron plasmar es que los humanos están en transición constante, haciéndose más digitales, mejorando, por lo que el álbum en su totalidad es una ‘selfie’ de la humanidad en el proceso de convertirse en otra cosa. (DYI Magazine)

El intro “I Switched My Robot Off” es una entrada de por sí ya oscura. “I swtiched my robot off and I know more but I retain less”, son las únicas palabras dichas, pero que seguramente emocionaron a los fans de Gorillaz a más no poder luego de tanto extrañarlos. Con “Ascension” entramos al hip-hop que siempre ha estado presente en las canciones del cuarteto, y la voz invitada de Vince Staples resulta un complemento perfecto a la de 2-D, que suena en segundo plano mientras ritmos espaciales la complementan en el fondo. En sus líricas está más que presente el concepto de Damon del que ya hablamos anteriormente: “Heard the world is ending soon, I assumed that they told ya. The sky’s falling baby, drop that ass ‘fore it crash”.

Humanz es el resultado de esa inspiración multicultural que Damon siempre ha poseído. Los colaboradores provienen de todo el mundo, de diferentes razas, y de diferentes géneros musicales. Algunos solistas, algunos con sus propias bandas. Cada voz funciona de manera diferente, y lo maravilloso es que supieron adaptarlas de forma que cada artista se sintiera cómodo con su estilo. Es por esto que se tiene la sensación de que el disco pertenece más a todos esos artistas, y que ya son parte de la fiesta.

En “Strobelite”, la voz de Peven Everett rodeada de sintetizadores resulta perfecta para una canción tan celebrativa. “Saturnz Barz” es el resultado de una colaboración muy bien congeniada y desarrollada entre Albarn y Popcaan para crear un dancehall melancólico, atípico y sensual.

Un invitado de los inicios de Gorillaz regresa en “Momentz”: De La Soul (esa risa maléfica que le dio el toque tan único a “Feel Good Inc” en 2005), con una canción electrónica muy animada llena de rap.

La cantante de orígenes etíopes Kelela, la colombiana Kali Uchis y la estadounidense Kilo Kish hacen interesantes apariciones en “Submission”, “She’s my Collar” y “Out of Body” respectivamente, con voces muy femeninas y fantasiosas, en tracks que mezclan ritmos electrónicos y de dance. Y no podemos olvidar a la poderosa Jehnny Beth de la banda Savages en “We Got The Power”, quien juega a la perfección un papel de voz de protesta.

“The Apprentice” llega con vibras de soul gracias a la voz de Rag’n’Bone Man. ¿Cuántos géneros diferentes hemos apreciado ya hasta este punto? No se cuentan, pero todos funcionan.

Las atmósferas espaciales nos rodean en “Halfway to the Halfway House”, “Charger”, “Andromeda” y “Busted and Blue”, donde los sintetizadores son los protagonistas y 2-D canta románticamente líneas como “all my life, be my light. On me, I am a satellite and I can’t get back without you. Be my love, be my light…”

“Sex Murder Party”, nos lleva un poco al pasado con más sintetizadores que recuerdan un poco al ritmo de “Empire Ants” (Plastic Beach, 2010) y las profundas voces de Jamie Principle y Zebra Katz. “Hallellujah Money”, el primer track del álbum que la banda dio a conocer, hace referencias políticas a través de la increíblemente clásica voz de Benjamin Clementine. “Cuando llegue la mañana, ¿cómo sabremos si seguimos siendo humanos? ¿Cómo soñaremos? ¿Cómo amaremos?”

“Ticker Tape” parece querer cerrar el álbum con un ritmo lento y melancólico entre sintetizadores y teclados, donde la voz de 2-D se mezcla perfecto con las de Carly Simon y Kali Uchis. Pero hay más. El verdadero cierre llega con “Circle of Friendz”, que empieza con sonidos ambientales como sirenas de policía, para luego dar paso a 2-D y Brandon Markell Holmes repitiendo la frase “Circle of friends, my circle of friends” entre una nota constante de teclado. Las voces suenan casi a capella en los últimos segundos y se desvanecen de repente, dando fin a Humanz.

Por un momento, Albarn intentó crear la base de este disco a la misma manera que The Fall: con aplicaciones de iPad. Pero pronto se tornó en algo mucho más que eso. Y según sus palabras desde que inició la banda, Gorillaz nunca se ha tratado de lo mismo, ni de nada en específico, y siempre ha ido en diferentes direcciones. Humanz es la máxima expresión de eso. Es acerca de crear, experimentar, de no enfrascarse en nada y no tener miedo de hacer algo distinto con cada tema. Como bien expresa una frase en el interior del álbum físico: “Aquellos que le temen a la música son peligrosos”.

Escuchen:

Review: 3WW, lo nuevo de alt-J

Hace exactamente una semana, alt-J posteó en su página de facebook una imagen llena de puros pixeles de colores, seguida de un video de apenas un minuto donde se podían apreciar unos visuales extraños acompañados de una melodía en guitarra, también extraña. El video se titulaba “00110011 01110111 01110111”, que la gente rápidamente descrifró como “3WW“. ¿Era el nombre del nuevo álbum, del nuevo sencillo? ¿De qué?

Tres días después, la banda publicó la noticia entera: “Nuestro nuevo álbum se llama “Relaxer“. Saldrá el 9 de junio. Escuchen el nuevo single “3WW” y pre-ordenen el álbum. También lanzaremos hoy nuestro nuevo sitio de mercancía, donde podrán adquirir bundles. Quisiéramos aprovechar para agradecer su paciencia. Luego del tour pasado tomamos un largo descanso hasta que nos sentimos listos para regresar al estudio en agosto. El resultado es nuestro tercer álbum RELAXER,  y estamos muy emocionados porque lo escuchen”.

También mencionaron que ese single sea probablemente lo mejor que han hecho hasta ahora. ¿Lo es?

5d4263ce992a89ae0579af3eb5b172c6.1000x1000x1

3WW” nos lleva a través de muchos sonidos diferentes que son difíciles de compaginar a la primera escucha.  Comienza con una guitarra clásica que por momentos baja de volumen, como si se fuera alejando, acompañada del bombo y el shaker (una baqueta con una especie de maraca incluída) de un set aún libre de platillos de Thom Sonny, que suenan muy a contratiempo, algo característico de alt-J. Al minuto con dos segundos, entran algunos sonidos de sintetizadores con la misma secuencia de guitarra, y 39 segundos después nos sorprende en primer plano y casi a capella la voz de Gus Unger-Hamilton, que le da un toque tétrico a la canción por su sonido crudo.

El vocalista principal Joe Newman aparece a los dos minutos con nueve segundos diciendo “neon, neon, neon” mientras sigue sonando la misma secuencia de guitarra, para después armonizarse con Unger-Hamilton: “Oh, these three worn words, oh, let me whisper like the rubbing hands of tourists in Verona. I just want to love you in my own language“. Para este punto, ya habremos escuchado la mayoría del ritmo que seguirá durante el resto del single.

La letra se envuelve en temáticas sexuales que nos da pistas de un encuentro sexual en una especie de bosque. A los tres minutos y medio sorprende una voz femenina: la de Ellie Roswell, (vocalista de la banda Wolf Alice) como un complemento perfecto a la de Newman, como si la pareja perfecta de la que se habla hubiera sido encontrada. Los teclados ejecutados por Gus y los efectos de sonido de agua en movimiento y risas en el fondo le dan un toque único y romántico a la canción. “Love is just a button we pressed last night by the campfire“. En resumen, “3WWresulta bastante interesante y adictiva, aunque puede ser extremadamente difícil de digerir.

Este track es algo totalmente distinto a lo que la banda ya había hecho, pero al mismo tiempo muy similar en términos de composición, por lo que al escucharla, puedes percibir el cambio radical de concepto, pero con la esencia que caracteriza a alt-J. El artwork de “Relaxer” bien pudo haber venido completamente de la mente del baterista Thom Sonny Green si se fijan en el de su álbum solista “High Anxiety”, pues hasta la fuente usada es muy similar. Nada que ver con “An Awesome Wave” o “This is all Yours”, y creo que es precisamente lo que los fans querían.

Relaxer” se compondrá de ocho canciones. Aún no se sabe si tendremos otro sencillo antes del lanzamiento, pero las ansias porque llegue el álbum completo ya se sienten, y quizá “3WW” sí sea lo más interesante que ha hecho el trío británico hasta ahora. Chéquenla aquí abajo:

Reseña de álbum: Silhouettes – Aquilo

Hace casi un año, en un post les hablé por primera vez de un dúo de chicos ingleses que habían llamado mi atención a través de Spotify. Dos chicos con voces muy melodiosas y un ritmo electrónico atmosférico y mayormente melancólico. Su álbum debut acaba de salir el pasado 27 de enero, y ésta es mi reseña.

En su primer EP “Painting pictures of a war” y demás singles que lanzaron después, Aquilo era una banda que se mantenía en la misma línea de un tipo de electrónica alternativa, con ritmos tristes, donde el toque más pop que tenían era la voz del vocalista principal, Tom Higham. Ese ritmo estaba basado por mayoría en piano y sintetizadores.

Ahora, en “Silhouettes”, su álbum debut oficial, rompen con esa línea en un 50% de las canciones. Si bien conservan la esencia, es notable que hay un intento por hacer su música un poco más popular al agregar muchos más elementos de pop, no modificando los instrumentos que siempre han usado, sino simplemente cambiando la manera de usarlos. Lo bueno es que, debido a eso, el LP resulta en un sube y baja que nos da algo que no esperamos con cada track, y eso puede mantener al escucha interesado en lo que sigue, para así escuchar el disco en su totalidad antes de que se dé cuenta.

“Silhouette” es la canción que nos da la bienvenida al disco con un piano típico del dúo, donde la voz de Tom entra de inmediato, y así de inmediato te das cuenta de la mejora en ella, que si bien se podría confundir pues no es peculiar ni distinguible, es muy armoniosa. La acompaña también el violín, que le da un muy buen plus. Notas similares en el piano siguen con “Blindside”, la cual sorprende al minuto cuando llega el coro, pues Aquilo empieza a sonar más pop que nunca antes pero aún conservando la escencia de la banda.

La regresión llega con “Human”, un track ya lanzado previamente en 2015 en su primer EP “Painting pictures of a war”. “Never hurt again” sorprende y se introduce como una canción que no parece de Aquilo, con un ritmo mucho más pop compuesto en su mayoría por sintetizadores y un pegajoso coro. Podría pintar para ser la más exitosa del álbum, pero aún no es sencillo. Como mencionó Tom para Billboard (pueden checar el artículo para saber más sobre el proceso creativo), para éste álbum trataron de salir de su zona de comfort, y vaya que lo hacen notable desde el inicio. “Almost over” no es gran sorpresa, pues sigue la línea de las primeras dos canciones y una letra repetitiva.

“You won’t know where you stand” es muy pop alternativo al igual que “Never hurt again”, lo que nos da a entender lo que podemos esperar en el resto de los tracks, pero por su corta duración de 2:51 se siente incompleta y deja con ganas de más. En “I gave it all” se puede apreciar más el alcance vocal de Tom.

“All I ever wanted” es casi a capella y es muy pacífica, pero de nuevo se siente incompleta por poca duración. “Sorry” es hasta ahora la canción más larga y también más popular del LP, por sus líricas relatables y pegajosas, resultando como algo que suena a lo viejo del dúo. “Complication” es un poco ochentera y llama la atención desde el inicio por su base de bajo electroacústico, que se combina con un coro muy bailable, sintetizadores y teclados.

“Never seen you get so low” suena muy electro pop y tiene una atmósfera soñadora. “Low light”, la penúltima canción, da la sensación de que el álbum se va desvaneciendo poco a poco, pero todo se levanta con “Always done what you say”, un track bastante sensual que podría formar parte del soundtrack de una película romántica; pegajosa, rítmica, atractiva. “Waiting” cierra el álbum casi como empezó: mayoritariamente piano y la voz de Tom.

“Silhouettes” tardó cuatro años en ser elaborado, y cuenta con muchísima influencia del músico y productor SOHN, quien ha colaborado con Tom y Ben desde que empezaron, una influencia que sin duda se nota. Es un LP que muestra muchas facetas diferentes y que le puede gustar a muchos tipos de personas. El éxito para Aquilo puede venir desde cualquier lado, y sin duda demostraron que pueden ser interesantes.

Un reencuentro con Kendall Schmidt

Hoy vengo con un resumen de mi más reciente aventura de fan. El pasado 12 de enero tuve un reencuentro muy bonito con las aventuras del pasado que viví con Big Time Rush. Como ya mencioné anteriormente, la banda se separó en 2014, permitiendo a cada uno de los miembros enfocarse en proyectos individuales. James está a punto de lanza su primer disco en solitario, Carlos ha hecho un poco de cine y se ha dedicado a ser padre, Logan anda en proyectos musicales secretos y Kendall sigue de gira al lado de su mejor amigo de toda la vida Dustin Belt, con su banda Heffron Drive.

A Heffron Drive los fui a ver en vivo a finales de 2014, la primera vez que visitaron el país bajo ese nombre. Regresaron en 2015 y finalmente ahora en 2017, para dar un show en el Teatro Metropólitan. Esta vez decidí ir al aeropuerto a recibirlos y todo resultó mejor de lo que pensaba.

Llegué alrededor de las 6pm a la Terminal 2 del aeropuerto. Había poca gente, y el vuelo de Kendall y Dustin aterrizaba a las 7:05. Conforme pasaron los minutos, muchas más chicas se fueron aglomerando, y cuando ya sólo faltaban unos minutos, conté como a 30 personas que los esperábamos a ellos.

Nos empezamos a desesperar un poco, pues el tiempo pasaba y ellos no salían, aunque algunas chicas aseguraban ya haber visto a Kendall a lo lejos. Dieron las 8 y nada, y más gente llegó. Yo sinceramente pensé que ya nos habían dado la vuelta y habían salido por otro lado, lo que sonaba lógico pues éramos mucha gente.

Dieron las 8:30 y las cosas se empezaron a alborotar un poco, pues al parecer ahora sí Kendall estaba a punto de salir. Unos minutos después, las puertas automáticas se abrieron y vimos a Kendall venir con sus dos músicos adicionales, pero sin Dustin. Nos saludó a lo lejos y cuando por fin salió, todas lo rodeamos rogándole que se detuviera a convivir un poco con nosotras, a lo que respondió que esperáramos hasta llegar al estacionamiento. Pero eso no sirvió, pues al principio todas las chicas se alocaron, logrando poner nervioso a Kendall y a su baterista de muy mal humor, jajajaja. En serio, yo lo estaba observando y el pobre echaba humo por las orejas de lo enojado que estaba.

Llegamos al estacionamiento y tratamos de organizarnos para que todas tuviéramos una foto con Kendall, y lo mejor de todo es que él estaba en total disposición de quedarse un rato con nosotras. Como pudimos, hicimos una fila y nos empezamos a tomar las fotos. Pasé rápido, y a llegar con él le di un gran abrazo :3 que era algo que siempre había soñado hacer. Me tomé la foto, le di las gracias y di paso a las chicas que faltaban.

Lo teníamos súper cerca, no traía un equipo de seguridad como tal, y era increíble. Para mi fue mágico volverlo a ver después de tanto tiempo y tener la oportunidad de hablarle. Una selfie con él siempre había sido un ideal que en los tiempos de BTR no pude cumplir por distintos factores.

kfs2

247

Algunas chicas se tomaron hasta más de dos fotos, y como todavía no llegaba su camioneta, se quedó un ratote platicando con todas, ya con todo el ambiente súper calmado a pesar de que éramos muchísimas, tanto que después recordé que llevaba el booklet de “24/7” y aproveché para pedirle que me lo firmara. Aquí un video que acabo de subir:

Finalmente la camioneta de Kendall y sus músicos llegó y él se despidió calurosamente de nosotras, repitiendo “I’ll see you tomorrow!”. Creo que todas tuvimos suficiente Kendall, y y también tengo la certeza de que nunca me había tocado que un artistas conviviera tanto tiempo con nosotras en un aeropuerto, sobre todo porque casi siempre van con prisa.

Durante el tiempo que estuvo ahí, me llené de recuerdos de los tiempos cuando recibía a la banda completa, y lo mucho que me asombraba cada vez al ver lo hermosos y amables que eran en persona. Kendall sigue siendo tan adorable como desde la primera vez que lo vi en 2011, y de verdad fue un gusto enorme volver a verlo, mi corazón fue feliz en ese momento ❤ Desafortunadamente no pude ir al concierto pero claro que iré cuando regresen con su nuevo disco.

¡Espero hayan disfrutado de esta pequeña historia! Para mi fue otro sueño cumplido, muy atrasado, pero cumplido. Y esa es la prueba de que para hacer sueños realidad, sólo hace falta paciencia y seguir intentando 😀 Les dejo la nueva canción de Heffron Drive: