Lana Del Rey: Lust For Life, la misma elegancia pero más arriesgada (reseña)

20106760_1319055448216978_1722838799768127199_n

Lana Del Rey ha tenido, desde el principio de los tiempos, una habilidad innata para componer hermosas y elegantes canciones una tras otra, una habilidad para hablar del amor incansablemente, para hablar sobre los mismos temas de formas diferentes en álbumes extensos y con poco tiempo de separación entre ellos. La inspiración de Lana parece ser un recurso inagotable.

Lust For Life, su cuarto álbum de estudio, es su máxima reinvención. No deja los temas de los que ha hablado desde siempre, pero incluye más. Se abre a la sociedad, habla sobre su país, sobre Hollywood, la juventud, y también se abre a colaborar con otros artistas que provienen de distintos géneros musicales. También su propio estado emocional cambió.

El crecimiento de Del Rey como persona y artista es notable de Honeymoon (2015) a Lust For Life. El álbum abre con “Love”, el primer track que salió a la luz con un video en el que Lana aparecía con un estilo muy retro pero con la elegancia que la caracteriza, cantando sobre cuán hermoso es ser joven y estar enamorado. “Lust For Life”, la cual canta al lado de The Weeknd, nos introdujo mejor al nuevo estilo de Lana: hollywoodense pero clásico, y justo cuando pensamos que el álbum seguiría esa línea todo el tiempo, llegan “13 Beaches“, “Cherry” y “White Mustang“, tres románticas canciones al estilo típico de Lana con líneas como “it hurts to love you, but i still love you, it’s just the way i feel” y “darlin’, i fall to pieces when i’m with you”.

Lana tuvo que hacer varios compromisos con ella misma para salir del estado en el que estaba en sus pasados álbumes; para sacar de su vida a las personas tóxicas y ser menos tímida. En sus propias palabras, no siente que esté queriendo mostrar su cambio a la gente con este LP, sino que simplemente cambió y eso se nota en su nueva música (Pitchfork).

Algo que tampoco habíamos visto previamente en su carrera, eran colaboraciones, y mucho menos con los raperos de moda. A$AP Rocky y Playboi Carti cantan con ella en “Summer Bummer” y “Groupie Love”, dos tracks en los que la cantante jugó con el hip-hop y logra sonar un poco como las canciones más actuales. Le puede gustar a los fans nuevos, pero a los viejos, puede que los confunda mucho en la primera vez. El ritmo de “In My Feelings” y “Coachella – Woodstock In My Mind” sigue un poco la línea de hip-hop, pero nos recuerda un poco a “Off To The Races” y “This Is What Makes Us Girls” de Born To Die (2012).

En los siguientes tres tracks parece haber una misma línea en las letras. Lana habla sobre Estados Unidos, su sociedad, sus mujeres y sus problemas en “God Bless America – And All The Beautiful Women In It”, “When The World Was At War We Kept Dancing” y “Beautiful People Beautiful Problems”, en esta última haciendo una maravillosa colaboración con la icónica Stevie Nicks. Las sorpresas no paran, pues en “Tomorrow Never Came”, Del Rey adopta un estilo country que nunca había probado, y colabora con Sean Ono Lennon (hijo de John Lennon y Yoko Ono) para crear esta canción con ambiente sesentero y una vibra muy Beatle.

“Heroin”, “Change” y “Get Free” cierran Lust For Life de una manera simple con su estilo típico. Pero ese estilo típico ahora da un giro. En este LP se refleja el considerable aumento de popularidad que ha tenido Lana y su contacto ahora constante con el mundo hollywoodense. Sin embargo, no deja su elegancia y melancolía característica, además de que sus intentos por abrirse a otros géneros resultan apropiados y con una medida exacta para ella. Lana pasó por un cambio del que nadie sabe demasiado, pero es suficiente con que ella lo sepa.

Acerca de por qué Lana del Rey es tan especial para mí / Corona Capital 2016

El domingo pasado asistí a ver a Lana del Rey en el Corona Capital. Lana es mi mujer preferida en la música, y si bien no he hablado mucho de ella aquí, su música tiene un significado enorme en mi vida. Antes que nada, déjenme decirles que Lana es extraordinaria en vivo. Tiene una vibra y personalidad tan angelicales, que te hipnotiza, y decir eso es muy poco para alguien tan fan como yo.

A Elizabeth Grant (su nombre real) la conocí en 2013, cuando “Summertime Sadness” era su mayor hit. De inmediato sentí una conexión con sus letras, y el ritmo de sus canciones como un plus, porque ya saben que amo la música triste. Recuerdo haberme enterado ese año que vendría a México por primera vez, pero como apenas la conocía, no me interesé mucho en ir a verla. Fue hasta 2014 que vino después de haber lanzado “Ultraviolence” cuando la vi en vivo por primera vez y descubrí lo mágicas que son sus presentaciones.

Con “Honeymoon”, su más reciente álbum, me ganó como fan completamente. Es mi disco favorito, creo que las canciones de ese álbum son las más elaboradas de toda su carrera, las más “elegantes”, sofisticadas y artísticas. Un perfil que a Lana le va muy bien.

Para este Corona Capital hice por Lana lo que haría por cualquier otra de mis bandas favoritas: formarme y correr para alcanzar primera fila. Desafortunadamente esta vez fracasé en la misión de llegar a valla y tuve tercera fila, porque de verdad que no me imaginaba la magnitud en cantidad de la gente que iría a verla sólo a ella al festival. Aún así, la vi de cerca y de paso cantó “Old Money”, mi canción favorita, cosa que no me esperaba porque no la había cantado en este tour. Y por cierto, vi otros actos muy interesantes de los que próximamente hablaré aquí.

Lana me encanta por su misticismo y por su forma tan poética de ver las cosas. Ella misma ha dicho que es poeta, y de ahí sus letras tan profundas, melancólicas y la mayoría de veces románticas. Yo me defino como una hopeless romantic, y ahí la razón número uno de por qué soy su fan. En los tiempos en que la descubrí, yo estaba profundamente enamorada del único hombre de quien me he enamorado en la vida, y todas las canciones de Lana me recordaban a él. La historia es bastante simple y triste: él siempre estuvo fuera de mi alcance, lo veía muy de vez en cuando y me la vivía extrañándolo, y asi fue por años, unos cinco. Fue una etapa rara en mi vida.

De todo lo que Lana ha hecho, un monólogo llamado “I still love him” es mi creación preferida. Este monólogo lo recita al final de la historia en el video oficial de “National Anthem”, y habla sobre sus interminables sentimientos de admiración por un hombre con quien vivió muchas dificultades y cómo a pesar de todo lo sigue amando. Así me sentía yo. De hecho uno de mis sueños dorados es que Lana escriba para mí en una hoja un pequeño verso de ese monólogo, para tenerlo en su letra y hacerme un tatuaje de eso. Ya he tratado de conocerla, pero es muy difícil 😦

Un top 5 de mis canciones favoritas y que serían las que les recomendaría para empezar a escucharla si nunca lo han hecho, sería:

  1. Old Money (Ultraviolence)
  2. Swan Song (Honeymoon)
  3. Blue Jeans (Born to die)
  4. Cruel World (Ultraviolence)
  5. Art Deco (Honeymoon)

Lana es una artista igual de odiada que amada, ya que muchos califican su música de “extremadamente aburrida y depresiva”, pero en gustos se rompen géneros. Sus tracks siempre me recordarán los sentimientos más verdaderos y profundos que hay en mí. Para terminar, una foto de lo perfecta que lució en el Corona Capital:

30338174424_5a1d441b25_b