RELAXER de alt-J, reseña track por track

DAhfo6zXYAA8A51

RELAXER, el tercer álbum de la banda británica alt-J, es el que los consagra como una de las bandas exitosas más versátiles en la actualidad. Tanto es así, que por unos momentos al cambiar de canción, no parece ser el mismo LP y quizá ni la misma banda, hasta que escuchamos la inconfundible voz de Joe Newman. La banda se mantiene fiel a sus raíces de un estilo tranquilo, una batería sin platillos y tres integrantes muy sobrios y serios con su trabajo, sin embargo, logran hacer ocho tracks completamente diferentes entre sí tanto en sonido como en concepto.

5d4263ce992a89ae0579af3eb5b172c6.1000x1000x1

Gus Unger-Hamilton, tecladista de la banda, afirmó antes de la salida del álbum que querían un sonido mucho más “reforzado”, motivo por el cual añadieron numerosos arreglos de orquesta (cometido para el que trabajaron en los famosos estudios Abbey Road). Algunas canciones vieron su proceso de composición desde los tiempos del LP anterior de alt-J (This Is All Yours), pero a pesar de eso, mantienen la sorpresa. La banda cree firmemente que siguen conservando su estilo, pero que les ha resultado interesante que al escucharlo, la gente lo ve como algo “inesperado”.

3WW“, el primer track, abre acústicamente el álbum con una guitarra que a momentos se desvanece y que se extiende hasta el minuto con 40 segundos sin vocales, hasta que entra la inesperada voz de Gus Unger-Hamilton como primer protagonista para luego dar paso a la de Joe Newman. La pista mantiene un ritmo suave y tranquilo hasta el final, mientras que las líricas narran una historia de amor y de cómo surgen las palabras “te amo” entre dos personas. Cuenta con la colaboración de Ellie Roswell, vocalista de la banda Wolf Alice. Además, el video oficial se filmó en San Luis Potosí, y vaya que ayuda a entender mucho mejor el concepto de la canción.

En “In Cold Blood“, el ritmo da un giro inesperado. Joe Newman entra de inmediato entre la bateria, el bajo y un teclado que juntos forman un ritmo animado y bailable al que pronto se le unen las trompetas. “Mister Caspian’s killer told me so, la la la la la la! Heard it now on the radio, lalalalalalalala! Pool summer, summer pool pool summer vibes killed, in cold blood“, es un coro que nos hace cantar sí o sí. En esta canción se pueden notar todavía influencias del álbum pasado, pues los arreglos y el ritmo recuerdan un poco a “Every Other Freckle“.

En la tercera pista nos encontramos con un cover a “House of the Rising Sun“, de The Animals, pero muy cambiado al estilo de alt-J. Si no fuera por el titulo y los primeros dos versos de la letra, ni siquiera sería un cover. En los dos primeros versos la letra es casi igual, pero a partir de los coros cambia completamente. El instrumental incluye cuerdas de orquesta que junto con las voces logran una canción ambiental y relajada.

Hit Me Like That Snare” marca un reto para alt-J, pues los escuchamos con un estilo que nunca habían intentado antes: un rock setentero con influencia de The Stooges, como ellos mismos afirmaron. El reto no es sólo para los instrumentos, sino también para Newman, cuya voz suena actuada por ratos, pero bien lograda a fin de cuentas. Incluso logran el sonido crudo y poco producido que abundaba en ese entonces.

Hay una canción que a Joe le emocionaría tocar en un club, y esa es “Deadcrush“, el quinto track. Ésta sigue la misma línea bailable que “In Cold Blood”, pero más electro pop y con muchos sintetizadores.

Adeline” es un místico track que bien puede ser el mejor de todo el álbum, y también el más oscuro. Entre una guitarra parecida a la de “3WW”, nos cuenta la historia de un demonio de Tasmania que vive en Australia y se enamora de una mujer llamada Adeline, y de cómo la ve nadar y cantar todos los días por la mañana. El concepto es raro pero resulta en una trágica historia de amor que no puede ser. “I wish her well…

Last Year” tiene un ritmo aún más suave que por poco más de tres minutos nos hipnotiza con sólo una guitarra y la voz de Newman que narra cómo el ánimo de una persona va decayendo en todo un año, mes por mes. Marika Hackman, la voz femenina en “Warm Foothills” (This Is All Yours), regresa para colaborar en esta pieza. Y más que una colaboradora, juega un personaje de una ex-novia de un hombre que se suicidó. He ahí la tristeza de la historia.

Acerca de “Pleader“, la última canción, Unger-Hamilton dijo que está basada en el libro “How Green was my Valley” del autor Richard Llewellyn, que habla sobre una comunidad del siglo XIX, y que trataron de darle precisamente un toque que diera la sensación de estar en una época que ya no existe. Es una sensación muy bien lograda a través de arreglos orquestales y un órgano que la banda grabó en una catedral de Londres.

RELAXER es un disco corto pero bien hecho, y que al igual que los trabajos previos del trío, más que música, cuenta historias literarias inspiradas en lo que cada integrante ve y lee. El artwork de la portada no tiene mucho que ver, es simplemente una imagen extraída de un videojuego que a Thom Sonny (batería) le llamó la atención. El álbum es un juego de cosas que no tienen mucho que ver entre sí, pero que juntas forman uno de los mejores LP’s del año. Aunque nos deje con ganas de más.

(Fuentes de las declaraciones de los integrantes de la banda: MusicFeeds e Indie Shuffle)

Anuncios